lunes, julio 25, 2016

CUENTO DE LA PRINCESA TRISTE Y EL PRÍNCIPE RANA




Cuento corto para mis amigas:
 Un día la princesa se puso muy triste porque el  cuento de hadas se acabo: Fin.. End¡ 
 El príncipe que parecía príncipe y hablaba como príncipe encantado y prometía  como príncipe este mundo y el otro, non era más que un pusilánime  rana.

 Y se fue sin previo aviso a su fuente..a su posa...a su charco, donde Dña Rana lo esperaba como siempre con el uslero en la mano. 
La pobre princesa lloro, lloro y lloro de pena,  y se encerró en su castillo a fenecer.
Un día , después muchas lloradas, cuando se miro al espejo y vio una larga marca de rimmel tatuada en su cara, la que trató de quitar con cremas, jabón de glicerina, colonias, perfumes y otros tales, comprendió que todo  eso,  estaba to much y se sometió a psicoterapias, libros de autoayuda , cortes de cabello, tinturas , masajes etc.
Hasta que nuevamente , después de mucho limpiar su cara, se miro nuevamente al espejo y reacciono: "la ira también mueve montañas"...no sólo el amor..
Dejó de llorar un brazo de mar ( a la manera de  García Lorca) y le abrió la puerta del castillo a un juglar 10 años menor que ella, èl que la fascino con sus versos de amor y su espada de lucha por la igualdad social ..y con dotes amatorias mas poderosas que todos los tomos de La Sombra de G..  se vengó , bien vengada...
Hasta hoy se sigue vengando feliz de la vida....
Y el fome rana cuando se enteró: calvo de rabia se quedó.
Moraleja:

 Hay Príncipes encantadores que no son príncipes sino vulgares ranas de charcos pestilentes
Y Hay humildes ranitas que son Príncipes de verdad.¡¡¡¡¡

No hay comentarios.: