lunes, julio 25, 2016

EL TREN NOCTURNO VIENE CONTIGO SIEMPRE



2.3O AM .
Va pasando el tren nocturno y siento un escalofrío que me recorre el cuerpo llegando hasta el alma .
En la inmensidad del silencio se escucha a lo lejos el murmullo de la sirena del tren.
Ese ruido tan sui generi del  tranco que te mece como en  una cuna : taca ta,  taca ta..taca ta.

 Siempre que lo escucho pienso en ti¡
 Cierro los ojos y me parece verte manejando de pie con tu mano junto al volante de metal y la otra sosteniendo el cigarrillo 
 Tu  glauca mirada perdida en la inmensidad nocturna y ese paisaje oscuro que con las farolas de la máquina  como una flor se va abriendo y mostrando el camino en la  perspectiva  de un trozo de tierra, con yerbas, piedrecillas, abrojos, flores dedales de oro dormidos, esperando el sol de la mañana para abrir.
 Entre dos rieles el camino, iluminado por los focos de la locomotora diesel.
 Como cada vez que la vida me duele, vienes esta noche a consolarme.
 Amo los trenes y ese pitazo fuerte que ejecutaba tu mano amorosa  al pasar por el túnel de Quinta  Normal para decirnos en ese lenguaje metálico que nos amabas y estabas allí alerta.
Por eso cuando pasa el tren de medianoche...igual que la niña que fui me cobijo entre las sabanas y el alma se me  llena de soles.

 Entonces ya no hay orfandad, ni soledad y como antaño estrechando mis brazos con 
mis manos en el pecho te digo: te amo papito como siempre estas aqui¡..

No hay comentarios.: