martes, octubre 25, 2016

LA LLUVIA Y TU RECUERDO


Hace frio.
 El calor de las sabanas me atrapa.
 Este pequeño reducto y el dolce farniente es mi mayor placer.
Tengo temor de la lluvia que penetre impenitente por 9 a vez  en mi casa. 
(Espero que el arreglo provisorio que hizo la dueña sea positivo.)
Me refugio en mi cama y entibio el cuerpo y los pensamientos.

 Para darme animo.acudo a la magia, a la imaginaria : 
Recuerdo esas noches de lluvia sonora estrepitosas en nuestro " nidito de amor".
Esa lluvia que  calmaba toda nuestra pasión y  orfandad: nuestros brazos como enredaderas perennes atrapaban toda la  dulzura y la ternura existentes.

Por eso cuando hoy sienta caer la primera gota me abrazaré a tu recuerdo.
 Dejare de sentir miedo  te traeré a mi lado con esa varita que es la inmortalidad del sentimiento.
Y volveré a sentir tu beso en mi espalda y tu voz diciéndome : te amo .en medio de la noche y el canto sincopado de la lluvia .

Y sonreiré plena otra vez sintiendo el paraíso  dentro de mi ...
mi amor..
mi amor
 mi precioso amor¡

LORENZA CAYUHAN

   


 LORENZA CAYUHAN...MUJER COMO TU..COMO YO..COMO NOSOTRAS DE RAÍZ MAPUCHE QUE FUE OBLIGADA A DAR A LUZ A SU HIJO ENGRILLADA DE PIES, ATADA A UNA CAMILLA EN OCTUBRE 2016 EN SANTIAGO DE CHILE.
NINGUNA MUJER MERECE ESTE MALTRATO EN UN MOMENTO TAN MAGICO COMO TRAER AL MUNDO UN NUEVO SER.¡¡¡¡¡¡  



       ODA A LORENZA CAYUHAN

                                       Alvar Fañez
    Enreda tu corazón de madre en la horcadura de los guindos y aroma tu pecho de paloma celestial en el fuego que producen las guitarras.
       Lorenza, no permitas que la pólvora destruya la espiga que floreció en tu vientre; 
no permitas que la dinamita obscurezca tus sueños de mujer enamorada.
    Levántate y sal a caminar por el mundo; transita por los ríos de la vida;continúa bordando con tu femineidad los espaciosos pañuelos del amor; 
continúa tejiendo en tus sueños la eterna sinfonía de la fe;
 continúa navegando por los océanos de la solidaridad.
  Te invito que apoyes tu alado cuerpo en el cuaderno de mi corazón y que llenes tus manos de azucenas; 
que acunes en tu canto a los zorzales. 
       Orando viajaras por los mares de la vida cultivando la claridad de las naranjas, encendiendo a la orilla de tus labios  el plumaje de una golondrina,  dulcificando con tu dignidad el aroma nupcial de las gardenias.

       Santiago, 22 de octubre, 2016