lunes, diciembre 03, 2007



.EL GALLO CANTA AL ALBA
En el norte de Italia, cerca de Trento, en la pequeña localidad de Malles, en estos días de noviembre de 2007, un juez condenó a un modesto campesino al pago de 200 euros porque su gallo cantaba al alba, despertando a sus vecinos. El campesino argumentó que ya había sacrificado cuatro gallos y que debía dejar uno en su gallinero.
La asociación de agricultores de la zona, recurrirá de queja ante esta insólita medida.
Los gallos, mensajeros del alba, anuncian las noticias del nuevo día, apresuran con su canto los afanes cotidianos y llenan de voces las latitudes de la gleba.
En los campos se multiplica el lenguaje de las aves, se entrecruzan sílabas sonoras y melodías que hacen fácil el camino.
Los gallos cantan en el alba para que el corazón del hombre vibre con los rumores rurales, cuando el sol apenas asoma en la longura azul del horizonte.
Todos los gallos del mundo están de duelo, porque sus hermanos de alma y destino, no pueden cantar en la lejana Malles de Italia. No hay espacio para su sinfonía, para su ópera matinal, para su canto a la vida, para ese saludo solemne al hombre que por las orillas de los senderos, inicia los trajines del día, buscando una gavilla dorada de trigo, el fruto de un árbol en primavera o una flor para un corazón esperanzado.
Que regrese el gallo de la aurora a cantar para que la paz reine entre todos los hombres de la tierra, y juntos contemplemos en el cielo el lucero de la mañana.
Santiago, noviembre 30 de 2007
EUGENIO GARCIA-DÍAZ
Leído en el Grupo Fuego de la Poesía
1 de diciembre de 2007

1 comentario:

pato dijo...

para un corazón esperanzado....
que hermoso !!