lunes, octubre 30, 2006

CACTUS ... el que fué


Hace unas tres semanas , más o menos, al llegar a casa, la lucesita de mi contestadora pestañaba sin cesar... hundí el botón y para mi
sorpresa, escuché la voz de mi hija mayor dejándome un mensaje; luego la cinta avanzó y nueva sorpresa: la voz de un amigo
dejándome un mensaje y agradeciéndo mi preocupación. Todo eso no tendría nada de extraordinario, si no fuera ; porque el recado de mi
hija mayor era del día anterior y ya la había escuchado; pero el de mi amigo, era antiguo, más o menos de 5 años atrás. Entonces el
corazón me dió un vuelco y pensé: ¡ él murió!. Hace un año, me llamó para contarme que al día siguiente sería operado por un
tumor cercano al hígado. En verdad, me comentó y expresó palabras tan bellas de nuestra amistad, que sentí que era una despedida.
Sólo conversamos dos veces más, puesto que después , cuando lo llamaba estaba dormido o descansando. Pero le dejaba recados y sabía
se lo daban.
Luego de ese mensaje, que llamaré "post mortem", traté de llamar a su celular: lo borré; decía: este teléfono no existe.
Una gran inquietud, se apoderó de mí, luego de soñar una noche entera conversando con él. Todo era tan real y el momento de grata
camaradería y amistad, como lo fue siempre. Finalmente , hoy, me fui a google y puse su nombre. Apareció un destacado en la página de
la Universidad se Santiago, en el artículo se hablaba de su obra, del legado que dejó a sus alumnos y un teléfono para contactarse, con un profesor ,
para requerir mayores antecedentes." de nuestro querido profesor Q.E.P.D.".
Quedé silenciosa, trémula, no es fácil, perder un amigo de 22 años atrás, que en una época significó tanto.
El se autodenominó "Cactus ", venía del Norte Chico, era lindo de alma, era un hombre bueno, poeta, soñaba con un mundo justo, de igualdad
para todos, era un maestro extraordinario, sus alumnos lo respetan y querían mucho. Su palabra era almibarada, galante.
Cómo los cactus soy yo¡_ me repetía siempre. (¿Cómo son los cáctus Erika?)
Sé que se despidió de mí, que me llevó por los caminos necesarios para que yo supiera de su partida.
Por esa razón, estoy aquí hoy rememorándote ,
el afecto de 22 años atrás...desde mi alma, que tuvo el placer de conocerte y ver tu corazón hermoso