martes, octubre 25, 2016

LA LLUVIA Y TU RECUERDO


Hace frio.
 El calor de las sabanas me atrapa.
 Este pequeño reducto y el dolce farniente es mi mayor placer.
Me refugio en mi cama y entibio el cuerpo y los pensamientos.
 Para darme animo.acudo a la magia, a la imaginaria : 
Recuerdo esas noches de lluvia sonora estrepitosas en nuestro " nidito de amor".
Esa lluvia que  calmaba toda nuestra pasión y  orfandad: nuestros brazos como enredaderas perennes atrapaban toda la  dulzura y la ternura existentes.

Por eso cuando hoy sienta caer la primera gota me abrazaré a tu recuerdo.
 Dejare de sentir miedo  te traeré a mi lado con esa varita que es la inmortalidad del sentimiento.
Y volveré a sentir tu beso en mi espalda y tu voz diciéndome : te amo .en medio de la noche y el canto sincopado de la lluvia .

Y sonreiré plena otra vez sintiendo el paraíso  dentro de mi ..
 

LORENZA CAYUHAN

   


 LORENZA CAYUHAN...MUJER COMO TU..COMO YO..COMO NOSOTRAS DE RAÍZ MAPUCHE QUE FUE OBLIGADA A DAR A LUZ A SU HIJO ENGRILLADA DE PIES, ATADA A UNA CAMILLA EN OCTUBRE 2016 EN SANTIAGO DE CHILE.
NINGUNA MUJER MERECE ESTE MALTRATO EN UN MOMENTO TAN MAGICO COMO TRAER AL MUNDO UN NUEVO SER.¡¡¡¡¡¡  



       ODA A LORENZA CAYUHAN

                                       Alvar Fañez
    Enreda tu corazón de madre en la horcadura de los guindos y aroma tu pecho de paloma celestial en el fuego que producen las guitarras.
       Lorenza, no permitas que la pólvora destruya la espiga que floreció en tu vientre; 
no permitas que la dinamita obscurezca tus sueños de mujer enamorada.
    Levántate y sal a caminar por el mundo; transita por los ríos de la vida;continúa bordando con tu femineidad los espaciosos pañuelos del amor; 
continúa tejiendo en tus sueños la eterna sinfonía de la fe;
 continúa navegando por los océanos de la solidaridad.
  Te invito que apoyes tu alado cuerpo en el cuaderno de mi corazón y que llenes tus manos de azucenas; 
que acunes en tu canto a los zorzales. 
       Orando viajaras por los mares de la vida cultivando la claridad de las naranjas, encendiendo a la orilla de tus labios  el plumaje de una golondrina,  dulcificando con tu dignidad el aroma nupcial de las gardenias.

       Santiago, 22 de octubre, 2016